Conocimientos teóricos y prácticos en los cursos de socorrismo en Sevilla

curso socorrismo sevilla

Dentro de la cualificación de un socorrista es pieza fundamental su preparación tanto teórica como práctica, para ello es necesario que todo técnico que se precie desarrolle conocimientos en salvamento, primeros auxilios, anatomía, psicología, legislación (enfocado al mundo del salvamento) así como nociones básicas de las distintas instalaciones acuáticas donde en un futuro desarrollará la actividad como técnico en salvamento. De la misma forma deberá  controlar las distintas técnicas, métodos, materiales, etc… relacionados con el salvamento acuático y los primeros auxilios.

El socorrista deberá estar instruido en las distintas formas de prevenir accidentes, reconocimientos de las señales de peligro, métodos y técnicas que le permitan hacer frente a todo tipo de situaciones para las que supuestamente están preparados.

No solo es importante la formación inicial del socorrista acuático, sino que es importantísima una continua actualización a través de las muchas publicaciones en salvamento, asistencia a jornadas, seminarios, congresos o cualquier otro tipo de formación que ayude al técnico a renovar sus conocimientos.

Es muy importante para todo técnico en salvamento y socorrismo acuático la formación continua anual (antiguo reciclaje) mediante unas pequeñas jornadas  para recuperar información tanto teórica como práctica, y así obtener el carnet de  la EASS.

La jornada de formación continua anual (antiguo reciclaje) consiste exactamente en asistir a 3 horas teóricas presenciales  donde se repasarán los temas más importantes de la actualidad del socorrismo, así como hablar de las novedades recientes en nuestro campo de trabajo.

La madurez del socorrista se antoja muchas veces complicada, ya que estamos hablando de edades entre 16 y 35 años donde el mundo del socorrismo tiene una mayor cabida, por lo que muchas veces no se tiene una buena seguridad en las actuaciones del socorrista. En muchos casos de  salvamento, el éxito o fracaso  radica en la seguridad que manifiesta el socorrista, ya que son muchas las decisiones que debe tomar en un breve espacio de tiempo, donde cualquier tipo de vacilaciones o temores podrían poner en peligro seriamente la buena finalización del salvamento.

                                                                           

      Alumnos en las instalaciones de Hytasa, Sevilla

Es muy importante la seguridad y convicción que ponemos a la hora de hacer un salvamento o prestar cualquier auxilio ajeno, ya que nuestra actuación sirve de bálsamo para tranquilizar a las víctimas afectadas por ese acontecimiento.

La madurez del socorrista se ve también reflejada en la aceptación de las propias limitaciones, no extralimitándose nunca asumiendo conductas arriesgadas que puedan poner en peligro la propia vida del socorrista o de un accidentado.

Finalmente la Responsabilidad del socorrista como rasgo esencial en todo buen socorrista que se precie en el sentido de actuar con seriedad y profesionalidad en el desempeño de su trabajo. Responsabilidad en el día a día de todo técnico, puntualidad, comenzando la jornada hasta su finalización dentro de los márgenes horarios establecidos, dedicación absoluta a cada demanda que nos haga el contexto donde con nuestra intervención podamos solucionar.

Intentaremos no mostrar desinterés en el desarrollo de nuestra actividad, si por ejemplo asistimos a nuestro puesto de trabajo con problemas personales de diversa índole, habrá que intentar apartarlos de nuestra cabeza mientras dura el servicio, aunque es bien sabido que a veces resulta complicado, pero es necesario este esfuerzo ya que de no ser así nos llevaría a una situación de bajada atencional importante, y con las consecuencias que esto podría acarrear.

De igual forma, habrá que asistir una mañana a la piscina para llevar a cabo un pequeño entrenamiento acuático donde se repasarán distintas técnicas de aproximación, remolque, entradas en el agua, etc., a la vez que se tendrá que realizar exitosamente la prueba de 100 metros combinada (esta prueba se explicará con detalle en el tema 4).

Estas actividades tienen una finalidad participativa del alumno, donde se intenta que mediante la asistencia a estas jornadas de formación continua, se consiga sacar información relevante que le sea útil para su actividad así como aclarar conceptos y aprender novedades del mundo del socorrismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.